Triskel

«Tu mundo es una esfera sagrada. En su interior cohabitan las tres partes de ti, idénticas en tamaño, pero diferentes en naturaleza. Cada una de estas partes es tú mismo y contiene tu evolución y tu alma». El Triskel, símbolo sagrado Celta, se compone de una hélice de 3 brazos curvilíneos que convergen en un punto central. Se le ha atribuído significados extensos y vastos donde el número 3 está presente: el equilibrio entre el cuerpo, mente y el espíritu; las 3 manifestaciones del mundo material: cielo, tierra y agua; la trinidad Pasado, Presente y Futuro.
Debido a sus 3 espirales que denotan fluidez y sentido de giro, también se le relaciona a la eterna evolución y el aprendizaje perpetuo.