Quipu

Palabra que proviene del quechua khipu y significa nudo; se trata de una herramienta que usaban los Incas, y otros pobladores del Perú antiguo, para guardar y transmitir información de tipo numérica, aunque algunos especialistas afirman que se podría tratar de un tipo de escritura. Sus colores y diferentes tamaños no solo guardan datos de tipo estadístico y demográfico, también recuerdos del pasado, orígenes de rituales, e incluso la narración de leyendas. Estos datos complejos solo podían ser codificados y decodificados por el quipucamayoc, funcionario del gobierno incaico designado para esta tarea.

Chullo

El chullo – c´hullu en quechua- es una de las prendas más apreciadas del ande peruano, constituyéndose como un referente emblemático. Los saberes tradicionales de los tejedores andinos se ven consumados en la elaboración de estas prendas que, a través de una iconografía que remite a formas geométricas y simbólicas usualmente multicolores, contribuyen a la construcción del extenso imaginario de la cultura andina.

Piedra de los doce ángulos

La sabiduría de los incas quedó reflejada en numerosos monumentos arquitectónicos que han resistido el embate del tiempo, siendo uno de ellos la mítica Piedra de los Doce Angulos. Ensamblada con una peculiar forma poligonal en uno de los muros del palacio que perteneció a Inca Roca, esta majestuosa piedra no permite el mínimo espacio con las piedras colindantes. Su caprichosa forma y la técnica involucrada para su ejecución le han valido para erigirse con justicia como símbolo de la perfección arquitectónica y la precisión tecnológica del imperio incaico.

Dios Wiracocha

Conocido también como el Dios de las Varas, Wiracocha ha sido representando ampliamente en varias culturas precolombinas. Su culto fue ampliamente extendido, constituyéndose como la máxima deidad en el ámbito andino. En distintos mitos y leyendas aparece representado como el Dios creador y ordenador del cosmos, al cual dividió en 3 partes: el Hanan Pacha (la morada de los dioses y de los objetos celestiales, incluyendo al sol y la luna), el Kay Pacha (el mundo presente, tangible y terrenal, donde los seres humanos se desenvolvían), y el Uku Pacha (el mundo de abajo o de todo aquello que todavía no germina).

Manco Cápac y Mama Ocllo

Las espumosas aguas del lago Titicaca permitieron el nacimiento de Manco Cápac y Mama Ocllo, hijos predilectos del Inti o Dios Sol, quien les entregó un sagrado báculo de oro con el fin de emprender la búsqueda del lugar en el que la Pachamama (o Madre Tierra) permita el hundimiento de éste. Dicho hecho determinaría el lugar en donde habría de fundarse la capital del futuro imperio Inca, el Tahuantinsuyo.

Santuario de Machu Picchu

La civilización Inca desafió la accidentada geografía de ceja de selva para levantar la ciudadela de Machu Picchu en medio de las nubes. Las peculiares características arquitectónicas y paisajísticas, sumadas al velo de misterio que se ha tejido a su alrededor, la han convertido en uno de los destinos más admirados mundialmente. Hoy, se constituye como una de las siete maravillas del mundo moderno.

Ñusta Alada

“Ñusta” era el nombre quechua para las princesas en el Imperio inca. Las ñustas provenían de una casta sacerdotal, siendo desde muy niñas entregadas a los templos del Sol, donde desarrollaban su sabiduría en comunicación con la naturaleza y el cosmos. Llamadas también Vírgenes del Sol, las Ñustas siempre mantuvieron contacto con las deidades superiores, según la cosmovisión andina. Una de ellas, Lliw, recibió grandes alas de una de estas deidades, Apu Kuntur. Su característica alada la convirtió en la doncella preferida dentro del Acllahuasi.